Idiomas: ¿coser y cantar?

¡Hola a todos!

Como todos sabemos, estudiar un idioma conlleva un gran esfuerzo de dedicación y tiempo para que, finalmente, consigamos hablar la lengua que estudiamos con fluidez y soltura. Y no solo es importante hablarla, también es muy importante, especialmente para los traductores y los intérpretes, comprenderla perfectamente, tanto en su forma escrita como en su forma hablada. Y éste, amigos, no es un proceso fácil. Lo que pretendo con esta entrada es, en cierto modo, hacer el camino un poco más fácil y aclarar las posibles dudas que puedan surgir a la hora de aprender una lengua nueva. 
1. Me gustan mucho las lenguas, pero en casa estoy muy bien 
Este apartado va dirigido a todos aquellos que tienen pánico a salir al extranjero. 
Desde mi punto de vista, una persona está totalmente capacitada para aprender una lengua sin necesidad de salir de casa, siempre y cuando lo haga por puro placer o no quiera adquirir un nivel de lengua demasiado alto. Si, por el contrario, lo que se pretende es aprender un idioma correctamente y alcanzar un nivel elevado, tener experiencia de vida en el país de este idioma es, sin duda, INDISPENSABLE. Y, ¿por qué?, os preguntaréis; muy fácil: aunque la gramática y las características generales del idioma se puedan aprender perfectamente sin salir de casa, al viajar y vivir en el país de este idioma no se aprende solamente a hablar esta lengua con soltura, sino que también aprendemos acerca de la cultura, la fraseología, las costumbres, los diferentes acentos, la forma de vida…. en fin, todo lo necesario para poder conocer con certeza todas los “entresijos” de una lengua y poder resolver las posibles dudas que nos puedan surgir.
Así pues, y debido a que este es un blog sobre traducción, os recomiendo totalmente que viajéis y tengáis la oportunidad de poder practicar esa lengua que tanto os gusta en el país en el que se hable, ya que no solo os servirá para mejorar vuestros conocimientos lingüísticos, sino que también será una experiencia para poder madurar y abrirse al mundo exterior. Nunca tengáis miedo de salir de casa; eso no significa que no vayamos a volver nunca y nuestros familiares y amigos siempre nos estarán esperando, así que… ¡ÁNIMO!
2. Marco de referencia, ¿qué es eso?
Cuando empezamos a estudiar una lengua, las primeras palabra que se escuchan son “marco de referencia”, y como, en la mayoría de los casos, no nos explican correctamente a qué se refieren exactamente estas palabras, ahí va una explicación que espero que os aclare un poco este concepto.
Según el Centro Virtual Cervantes, el marco común europeo de referencia “proporciona una base común para la elaboración de programas de lenguas, orientaciones curriculares, exámenes, manuales, etc., en toda Europa. Describe de forma integradora lo que tienen que aprender a hacer los estudiantes de lenguas con
el fin de utilizar una lengua para comunicarse, así como los conocimientos y destrezas que tienen que desarrollar para poder actuar de manera eficaz. La descripción también comprende el contexto cultural donde se sitúa la lengua”. Es decir, se trata de unos modelos de enseñanza que se siguen para alcanzar determinados niveles de lengua en el plano europeo. Estos niveles se dividen en tres, que a su vez se dividen en dos subniveles:

  • Nivel A: usuario básico. Se divide en A1 (nivel de acceso) y A2 (plataforma).
  • Nivel B: usuario independiente. Se divide en B1 (umbral) y B2 (avanzado).
  • Nivel C: usuario competente. Se divide en C1 (dominio operativo eficaz) y C2 (maestría).
Para tener más información sobre el marco de referencia, os dejo el enlace del Centro Virtual Cervantes, en el que hace una explicación más extensa y completa sobre este concepto.

3. ¿Cómo y dónde puedo aprender una lengua? 
Las maneras de aprender un idioma son muy diversas y dependen desde la capacidad económica de la persona que quiera aprender, hasta su flexibilidad horaria o preferencias. Sin embargo, los métodos más recurridos son:
  • Escuelas de idiomas: 
Pros: se enseñan las lenguas según las bases del marco común de referencia.
Contras: es un proceso, por lo general, lento.
  • Profesores particulares:
Pros: puede ser una forma rápida y económica de aprender un idioma.
Contras: no siempre las personas que se dedican a ello están bien cualificadas para ello.
  • Servicio de idiomas de las universidades
Pros: tienes la opción de seguir la modalidad que más se adapte a tus preferencias, es decir, puedes tener la opción de aprender un idioma con los llamados “cursos express” o aprenderlo de una forma más lenta.
Contras: suelen tener precios, por lo general, elevados.
  • Programas de intercambio y becas de idiomas
Pros: suelen ser experiencias divertidas en las que se conoce a mucha gente y tienes la posibilidad de practicar la lengua con personas nativas.
Contras: no suelen durar el tiempo suficiente como para adquirir un buen nivel de lengua.
  • Recursos informáticos
Pros: método rápido y económico
Contras: no siempre son fiables.
Espero que con esta entrada os haya aclarado las posibles dudas que podáis tener acerca de los idiomas y su enseñanza. Estoy abierta a sugerencias y opiniones si echáis en falta algo más en esta entrada.
¡Un saludo a todos y gracias por leerme!



Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s