¿Por qué no arriesgarse?

Hola a todos de nuevo:

Ante todo, quería pediros disculpas por este largo parón que he tenido en el blog. Podría daros una enorme lista de excusas que justifiquen mi ausencia, pero lo resumiré brevemente: no me sentía inspirada.

Y es que la inspiración es fundamental para todo. Ya no solo para la traducción/interpretación –que también– , sino para cualquier cosa que nos propongamos; cuando las cosas se hacen sin ganas, es poco probable que vayan a salir bien, y os lo digo por experiencia.

Dejando un poco atrás este tema, quiero comenzar con mi entrada de hoy, que trata, ni más ni menos, sobre la manifestación más clara de la inteligencia humana: las decisiones equivocadas.

Los seres humanos siempre vivimos con ese miedo constante a errar, a tomar una decisión incorrecta que nos lleve al fracaso, pero, realmente, es algo que tenemos que hacer para poder evolucionar. Si no nos equivocamos, nunca vamos a saber qué hubiera pasado, qué habríamos conseguido, qué es lo que realmente queremos.

Sin ir más lejos, servidora es el ejemplo más claro de lo que estamos hablando. Desde que comencé la carrera de TeI, siempre incluí la educación como una de las posibles salidas a las que podría optar una vez finalizados mis estudios. Me equivoqué. Tras haber cursado el máster en Formación del Profesorado y haber trabajado como profesora de idiomas en diversos ámbitos, me he dado cuenta de que la enseñanza no es lo mío. En absoluto.

Muchos dirán: “menuda pérdida de tiempo”. Pues, sí. He invertido un año de mi vida en hacer algo que ni me llena ni aporta nada positivo, pero, por otro lado, me ha servido para darme cuenta de que la traducción es a lo que realmente me quiero dedicar. Y, ahora, mis ganas por ejercer esta profesión son –si cabe– más intensas. Gracias a mi error me he marcado unos objetivos que me propongo cumplir y sé que con esfuerzo y mucho, mucho trabajo lo conseguiré (¡motivación al poder!).

En definitiva, no tengáis miedo de tomar decisiones, pero siempre pensando bien en las consecuencias y las posibilidades de éxito/fracaso que podéis tener. Arriesgarse no es malo. Si sale bien, habrás triunfado; si, por el contrario, sale mal, será una experiencia enriquecedora que seguro que te habrá aportado algo positivo.

¡Un saludo!

Anuncios

2 thoughts on “¿Por qué no arriesgarse?

  1. Hola Asun!
    Tienes toda la razón. Todas las experiencias buenas y malas aportan algo positivo en nuestras vidas- son una lección de por vida- y eso no se aprende en los libros de texto.
    Yo hace unos 10 años me inicié en el mundo de la enseñanza, poco despues de Haber acabado la carrera filologia inglesa. Pero claro, mi pasion por los idiomas me queria llevar más allá… Junto con la enseñanza empecé a estudiar alemán, francés i sueco. Pero con los años he de reconocer que esos conocimientos de idiomas tan Ricos, no los supe aprovechar bien o llevar a buen Cabo.
    Lo que ocurrió fue que obtuve una beca de estudios en Estocolmo, Suecia.
    Y aqui sigo , 10 años más tardes, con la misma profesion- la enseñanza, pero con el mismo empeño de dedicarme a la traduccion al 100%.
    Pienso que los sueños con esfuerzo te llevan al final allá donde quieres llegar….

    Rosa

    • Gracias por compartir tu experiencia, Rosa. Por supuesto que sí, nunca hay que darse por vencido con las cosas que uno quiere, sobre todo si se trata de tu profesión, a la que vas a dedicar la mayor parte de tu vida.

      Te deseo mucha suerte en todo.

      ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s